sábado, noviembre 25, 2006

EL NOBEL A JRJ EN LA PRENSA FRANQUISTA: DIARIO YA (I)

Los periódicos españoles y, sobre todo, los diarios madrileños, resaltaron, en primera plana y en las páginas interiores, a concesión del Premio Nobel de Literatura de 1956 a Juan Ramón Jiménez, con gran relieve, a pesar de que la actualidad informativa estaba marcada por los graves sucesos en Hungría, muy favorables a la propaganda del Régimen contra el comunismo, y los no menos inquietantes en el Canal de Suez.

En este artículo y en otros, voy a centrarme en el seguimiento informativo que llevaron a cabo los siguientes diarios: YA, INFORMACIONES, ABC, HOJA DEL LUNES, ARRIBA y LA VANGUARDIA ESPAÑOLA.

En su número 5672, correspondiente al día 26 de octubre de 1956, el YA resaltaba en su portada, junto con varias noticias más, el Premio Nobel concedido a JRJ, con este titular:

"LLORANDO RECIBIÓ LA NOTICIA DE LA CONCESIÓN DEL NOBEL"

"Juan Ramón Jiménez se hallaba junto a su esposa gravemente enferma en un sanatorio."

Publica también una foto del escritor con su esposa y una crónica de la agencia EFE, fechada en San Juan de Puerto Rico.
La foto tiene el siguiente pie:

"Juan Ramón Jiménez, el poeta de Palos de Moguer, en quien por vez primera encarnó universalmente la rúbrica de "andaluz universal", ha sido galardonado ayer con el premio Nobel que, por cuarta vez se otorga a un español." (...)

La crónica, de la agencia EFE, estaba encabezada casi con las mismas palabras que el titular:

LLORANDO EN SILENCIO JUNTO AL LECHO DE SU ESPOSA

"El poeta español Juan Ramón Jiménez, galardonado con el Premio Nobel de Literatura, ha recibido la noticia de este premio, que supone el punto culminante de su carrera literaria, llorando silenciosamente al lado de su esposa, Zenobia, que está muy grave.
La concesión del Premio ha causado poca alegría al escritor.S us pensamientos están concentrados en su esposa, quien durante cuarenta años ha sido su constante compañera. Zenobia padece cáncer y los médicos dicen que su muerte es solamente cuestión de tiempo.
Zenobia se encuentra en la clínica Santurce, atendida constantemente por enfermeras especiales. Estas enfermeras dicen que Juan Ramón Jiménez está diariamente, desde las nueve hasta las once de la mañana, junto a su esposa y que, invariablemente, cuando sale de la habitación de la enferma, lo hace llorando.
"Pocas veces le hablamos -dicen las enfermeras- respetamos su silencio. Es un gran hombre".
Las enfermeras agregan que creen que la enferma podrá darse cuenta del éxito literario de su marido y que ésto le producirá "una gran satisfacción" antes de morir."

En la página 4, en la sección denominada "EL OSO Y EL MADROÑO", Logos, su autor, afirma al final de su columna:

"Lo triste para los que somos devotos de su obra es que le haya cogido ausente de España".

En la página 5 aparece una sucinta biografía, sin firma, con el siguiente titular:

JUAN RAMON JIMENEZ, PREMIO NOVEL (está tachada la uve)DE LITERATURA. TRADUCIDO A TODOS LOS IDIOMAS

En ella, nos cuentan, entre otras cosas, lo siguiente:

"De sus tres hermanos, Eustaquio, Victoria e Ignacia, han fallecido ya los dos primeros".

Añade también:

"(...) Conduce mi mujer el coche- dice una tarde el mismo JR a un amigo- porque figúrese lo que sucedería si yo atropellase a un niño". (...)

En 1948, en un viaje que hace a Buenos Aires, declara, en el mismo puerto, que por entonces no volvería a España; pero añade:

"España me llena el alma y guardo conmigo, hasta cuando viajo, un ladrillo de mi casa solariega de Moguer." (...)

En 1952, Adriano del Valle lanza la iniciativa de traer a España a Juan Ramón. Un año después lleva otra vez la idea a Huelva. En junio de 1955 la Diputación Provincial de Huelva aprueba un presupuesto para adquirir la casa donde vivió su infancia el poeta y dedicarla a Museo."

Publica, igualmente, una carta del Director del Museo Romántico, Don Mariano Rodríguez de Rivas -el de las manos grandes, que diría González-Ruano- titulada : "LOS MUEBLES DEL POETA EN EL MUSEO ROMANTICO":

"Cuando en mayo de 1946 Don Juan Guerrero Ruiz me comunicó que, por voluntad de sus propietarios, Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí de Jiménez, se hacía el Museo Romántico depositario de sus muebles, sentí una gratitud y una emoción inolvidables.

Se trataba de los muebles románticos, la araña de cristal y el piano Stewart de 1839, para su exhibición en las colecciones nuestras; pero no solamente era éso. Eran los tres enseres y más aún, los papeles y los periódicos del poeta. (...)

Una fina sillería romántica tapizada de damasco amarillo quedaba instalada en la sala de Prim; una soberbia araña de crital, en el Salón de Conferencias; el "paje" y el piano sobre el que Juan Ramón ha escrito de pie muchas de sus poesías, en las Salas Bajas, así como en unas habitaciones de la planta tercera, los muebles, y, en otra habitación, los libros, los recortes, los papeles..."



La información sobre el "andaluz universal" se completa con una biografía poética firmada por N.G.R y una crónica literaria, a dos columnas, de José García Nieto, director de "Poesía Española".

En la página 6, el diario YA se centra en la noticia, propiamente dicha, de la concesión del Premio Nobel, que titula:

"EL PREMIO EQUIVALE A MILLON Y MEDIO DE PESETAS.LE FUE COMUNICADA LA CONCESION POR TELEGRAFO DESDE ESTOCOLMO."




" (...)Inmediatamente después de ser adoptada la decisión, el secretario de la Academia de Literatura, Doctor Anders, informó de éllo al poeta por telégrafo y le invitó a acudir a Estocolmo para recibir allí el galardón el día 10 de diciembre, aniversario del fallecimiento del Nobel.

(...) Este año su principal rival era un ex diplomático francés, Alexis Leger, que escribe bajo el seudónimo de John Ferse.

Uno de los miembros de la Academia dijo, recientemente, de los poemas de Juan Ramón que "podían ser comparados a las esculturas modernistas tallados en piezas de metal con un fuego ascético."

Una editora sueca, la Dorstedt, al conocer el fallo del Premio Nobel 1956, inició inmediatamente la impresión de sus poemas, para ponerlos a la venta cuanto antes.

Anders Oesterling, Secretario de la Academia, dijo:

"JRJ es una especie de soñador idealista; representa el escritor a quien Alfred Nobel gustaba apoyar y recompensar."

La noticia va acompañada por otra en la que se recoge el júbilo en Palos de Moguer y una página autógrafa de JRJ con una dedicatoria a Garcia Nieto.

Recopilación: Felipeángel (c)

No hay comentarios: