sábado, diciembre 29, 2012

OTRAS CIUDADES: PONTEVEDRA (II)

CIMG5367
CIMG5370
CIMG5371
CIMG5378
CIMG5384
CIMG5390
CIMG5398
CIMG5408
CIMG5410
CIMG5414

 Fotografías: Felipeángel (c)

PESPUNTES: "AIRES NAVIDEÑOS"

Cada año el mismo trajín; maletas que van con sueños y que vuelven con pesadillas. La muerte se enseñorea, como una dama de invierno, por los rincones de la Navidad, pero seguimos celebrando  el nacimiento de un niño pobre con comilonas de ricos. Todo es demasiado confuso; gente por los pasillos de la T4; miles de coches en las carreteras, viajeros que contemplan el paisaje en Talgovisión; ancianas solitarias que se atufan con el humo de los braseros, y huérfanos que huyen de sus padres adoptivos porque alguien les dijo que en un lugar de La  Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme hay un aeropuerto vacío donde aterrizan naves del mas allá.
Desde el más acá la nieve huele a turrón y el cava a nacionalismo, pero hay que regar las uvas de la suerte con burbujas o con orines para que todo nos vaya un poco mejor que ahora;  si no nos va, miraremos ese horizonte lejano, que en la niñez estaba copado por las chabolas y hoy es el skyline de una urbe de hormigón y de prevaricaciones, y dejaremos que todo pase por encima de nosotros como un huracán o como una caricia. Sí, echamos en falta el dinero pero hay quien echa mucho más en falta un abrazo o un beso en la penumbra de su vejez. Nada cambia en Navidad; todo es tan falso como un mitin  de Rajoy; tan intencionado como el Belén de cartón piedra en el discurso de Nochebuena de S. M. el Rey; tan irreal como la mirada perdida de Rubalcaba; tan pintoresco como el bigote pintado de Groucho Marx; tan sublime como el cuerpo glorioso de Mónica Belluci poniendo sus posaderas en el retrete del aeropuerto de Barajas; sin embargo, y a pesar de todo, seguimos cayendo en el mismo abismo consumista año tras año; seguimos poniéndonos en las mismas colas para ver los mismos festejos; seguimos mirando las luces de los árboles como a luciérnagas de Peter Pan, y seguimos, erre que erre, pidiendo a la diosa Fortuna que algún premio de la Lotería entre en nuestra casa por Navidad. ¡Ay, Navidad, divino tesoro; te vas de una puta vez; hoy que quiero llorar, no lloro, pero mañana, con qué gusto reiré!

Felipeángel (c)

MANOLO GALLARDO: ÁNGELES

"Ángelas"
"Angelita extasiada"
"Meona 2"
"Angelita pelona"
"El sueño del unicornio"
"Dolor intenso"
"Ángel de Urantia"
"Los ángeles también descansan"

viernes, diciembre 28, 2012

MANUEL SORIANO: "COSAS DE NOCHEBUENA"

soriano 1
Igual  que todos los años,
al llegar la Nochebuena,
a la clásica zambomba
rendimos culto en la fiesta
y damos golpes tremendos
que la vecindad atruenan,
y así sus hondos pesares
las almas tristes ahuyentan
.
soriano 2
Al prójimo, despiadados,
zumbamos la pandereta
en honor de aquel que al mundo
vino en la mayor pobreza.
Paga el besugo su escote
y a los glotones alegra,
pues tal fiesta sin besugo
es síntoma de miseria.
Con el placer más inmenso
se le mira en la cazuela
cuando de la cena clásica
el soñado instante llega.
Con el pavo apetitoso
la Navidad se celebra,
que una Navidad sin pavo
es la mayor de las penas.
Por eso el pobre y el rico
anhelantes los contemplan
cuando su postrer voznido
exhalan en la plazuela.
soriano 3
Y al fin, todos, poseídos
de alegría grande, inmensa,
en cada portal armamos
un Belén como la muestra.
Y al compás de los tambores
y al son de las panderetas,
y entre gritos de alegría
que por los espacios vuelan;
entre canciones que exhalan
el perfume de la fiesta
soriano 4
y los viejos villancicos
que nuestra niñez recuerdan,
toda la noche se pasa
sin pesares ni tristezas,
hasta que la nueva aurora
por Oriente centellea,
y entre vivos arreboles
tiende el sol su cabellera,
que se difunde por todos
los ámbitos de la tierra.
Y así este pueblo sencillo,
cumpliendo prácticas viejas
que no borrarán del mundo
jamás las costumbres nuevas,
del nacimiento de Cristo
conmemoramos la fecha,
y a los pavos y besugos
la postrer hora les llega.
soriano 5

Dibujos de K-Hito 

 MUNDO GRÁFICO.- 22 de diciembre de 1915

NOTICIARIO (XIII)

noticia la libertad 311224

 LA LIBERTAD.- 31 de diciembre de 1924

PUBLICIDAD (XI)

pu 17 pu 18 pu 19 pu 20 pu 21 pu 22 pu 23 pu 24 pu 25

jueves, diciembre 27, 2012

CARTELERA: "LAS SESIONES"


El pasado domingo vimos un hecho inaudito  en la sala número 8 de los cines Yelmo del Centro Comercial Plenilunio; no me  refiero a la cada vez más cotidiana imagen de las palomitas tiradas por el suelo o al deplorable estado en que se encontraban algunas butacas, entre ellas la que me tocó en suerte, pintarrajeada y sucia, sino a un comportamiento que podríamos considerar cuanto menos impropio de una empresa cinematográfica que te cobra a 9´20 euros  la sesión de las 17´45. A ella asistimos no más de 15 personas para ver otras  "sesiones", las protagonizadas por John Hawkes y Helen Hunt, en la última y laureada película de Ben Lewin. 
Antes de entrar no sabíamos nada de "Las sesiones"; no habíamos leído ninguna crítica, ni habíamos visto por la tele ningún "make-of" de la película, ni teníamos ninguna referencia visual de la misma, aunque después nos dimos cuenta, yendo para casa, que había muchos carteles en las marquesinas de las paradas del autobús. A veces este es el escenario perfecto para llevarse una grata sorpresa, pero esta cadena de cines nos la frustró porque entre los anuncios publicitarios, la llamada de atención para que los espectadores apaguen sus teléfonos móviles y el consabido avance de los nuevos estrenos nos coló el trailer de la película que íbamos a ver. Sin ser muy explícito y antes, claro está,  de que empezara la proyección de "Las sesiones", nos enteramos de quién era el protagonista, qué le pasaba, con quién hablaba y a quién recurría para mantener cada sesión, leit-motiv de toda la historia. No digo que "Las sesiones"  sea una peli de misterio, o de suspense, o un thriller psicológico, pero tiene su ritmo y las cosas que van pasando se desvelan a su debido tiempo, de manera que el espectador se siente cada vez más atrapado con las vicisitudes de la vida de Mark O´Brien y su  sorprendente relación con Cheryl. Para mí Cheryl, es decir, Helen Hunt, me recordaba en bastantes  planos a Isabel San Sebastián; la veía en muchos de sus gestos, en su figura estilizada, en el color de su pelo, en la manera de sonreír;  todo esto quedó desvelado, antes de  que viéramos la película, en el trailer, un error incomprensible que denota la poca profesionalidad de los responsables de los cines Yelmo  y el poco respeto que le merecen los espectadores que acuden a ellos.
Por lo demás, sin ser una obra maestra, "Las sesiones" contiene muchos elementos para considerarla una película atractiva, que, a veces, llega a emocionar e, incluso, a hacernos sonreír, aunque lo más  importante, a mí juicio, es intentar  ponerse  en la piel del protagonista, y comprender sus inquietudes, sus miedos y sus deseos para poder entender el alcance de sus propósitos. Todo ello lo trasmite con una gran limitación de gestos, John Hawkes en su papel de Mark O´Brien, y esta contención, esta capacidad expresiva es lo que consigue enganchar al espectador hasta el plano final, corto e inesperado. 

Felipeángel (c)

Fotografía: Felipeángel (c)

martes, diciembre 25, 2012

CITA A CIEGAS

"Ser discutido es ser percibido."

VÍCTOR HUGO

sábado, diciembre 22, 2012

OTRAS CIUDADES: ALMERÍA

CIMG5344 CIMG5332 CIMG5338 CIMG5335 CIMG5333 CIMG5330 CIMG5324 CIMG5325 CIMG5318 CIMG5316 CIMG5310

 Fotografías: Felipeángel (c)

MUCHO CUENTO: "LAS BRUJAS Y EL CHEPOSO"


Este era un cheposo que se encontró con un amigo, que había sido cheposo también:
-Hombre, ¿pues cómo estás, que no tienes chepa?
Dice:
-Anda, ¿pero no lo sabes? Es que he ido al país de las brujas y me la han quitado. Tú vete andando mucho, mucho por este camino y ya llegarás. Y el otro pobre, que tenía muchas ganas de no tener chepa, pues, andando, andando, llegó al país de las brujas y se sentó allí, en la orilla de un arroyo, diciendo:
-Esperemos, a ver qué pasa....
De repente se oye una voz que dice:

Lunes, y martes, y miércoles, tres;
jueves, y viernes, y sábado, seis;
la joroba de éste ponérsela a aquél.

Vino entonces una bandada de pájaros muy grande y empezaron a picotearle la giba, y se la llevaron y le dejaron sin ella. Pero él pensó que no estaba demasiado limada. Y dice:
-¡Coño, han dicho "lunes, y martes, y miércoles, tres; jueves, y viernes, y sábado, seis" ¿Y si yo dijera "y domingo, siete"?
Conque se pone a gritar:
-¡Y domingo, siete! ¡Y domingo, siete!
Y se oye una voz que dice:
-¡La joroba de aquél ponérsela a ésteeee!

(Popular castellano, recopilado por Joaquín Díaz)


NAVIDADES ERÓTICAS