lunes, mayo 04, 2009

JUAN MUÑOZ: "RETROSPECTIVA" (II)

"Hotel Declerq"

De los balcones salta
como un puma
el silencio
y no hay pasillos ni salas
donde mi soledad descanse.

"Ventrilocuo mirando un doble interior"

Oigo mi voz entre las voces
que me habitan,
mi voz que suena
como el rumor del agua,
mi voz que ahonda
en la herida del tiempo;
y mi voz no deja
a otras voces salir
para que todo quede
inhabitado al instante.

"El apuntador"

Necesito la mano que me guíe en las sombras,
la palabra que desbroce la confusión de palabras,
el sonido que me limpie el ágora sonoro.
De nada me sirve el tambor lejano,
la apariencia irreal de un suelo de arena
y el falso fulgor de las blancas paredes.
Quiero andar los pasos varado en tus dedos,
sentir en mi oido tu voz, que me calma,
y ver por tus ojos para que me veas;


"Una figura"

porque nada sé
y todo me inquieta,
y al mirarme miro
lo que no comprendo.
¿Hay detrás un mundo
siempre inalcanzable,
o guarda el espejo
figuras sin nombre?


"Sombra y boca"

Compañía, sombras,
soledad sonora;
paredes que escuchan
como un presidiario;
Tras la confesión
la confusión sin límites:
mi ser encogido
se siente observado.


"Figuras colgando"

Buscando en el abismo
me unifico
con el mundo diverso.
Tan sólo en la memoria
los yermos de la infancia
me acercan a las voces que no oigo,
al placer que no siento,
al conjuro solemne
de las lejanas noches
y los aciagos días.
Con dolor me acompaño
al dolor de los demás;
se eleva mi pensamiento
silenciosamente
en compañía de otros
tan lejanos de sí mismos como yo
lo estoy de ti;


"Dos sentados en la pared"

hasta que un buen día
vuelve la calma;
el dolor se esconde
en túneles inciertos,
y brota la risa
de mi yo sonoro,
y vierto mis dudas
como quien vomita.

"Figuras sentadas con cinco tambores"

Música siento en el alma entonces,
y todo vacío se vuelve cotidiano.
Hay notas escritas en altas paredes,
-cada pentagrama se llena de vida-
oigo las pisadas como pulsaciones;
contemplo las cosas, atesoro sombras,
y, al final, de todo, no me queda nada.

"Escena de conversación"

No dejes, amor, que me acerque al susurro;
tira de mí como quien todo lo pierde;
nada de nosotros está en sus palabras
pero siento ajena esta fuerza innoble.

"Figuras"

Afuera la luz
nos dora el cansancio,
pone en nuestros cuerpos
un ardor de fragua,
se ciñe al contorno de viejas promesas
y el aire se oxida como una amapola.
En las canalones
habita la lluvia;
tras de las ventanas
un niño nos mira.
Hablamos en alto;
los otros no escuchan.

"Many times"

Apoteosis final
donde no logro
encontrarme;
el espacio invadido
por figuras sin pies;
"Muchas veces- me dices-
sin ti, muchas veces",
y no sabes que estoy
amarrando el recuerdo.

"Many times" (detalle)

¿De qué nos sirve huir?
¿Por qué puerta escaparnos?
La vida es el silencio
que, sin demora, gime;
la soledad que briza
la cuna entre alfileres.
No permitas que busque
ajenos horizontes,
océanos de aromas,
señales de otros cuerpos.
Resuenan los tambores
como un pulso alocado.
Los trajes de ceniza
me devuelven tus ojos.
La plaza esta risüeña.
Se mueren los jazmines.


"Descarrilamiento"

De los balcones saltó
como un puma
el silencio.
El final del viaje
lo decidieron las vías.

4/05/09

Texto: Felipeángel (c)
Esculturas: Juan Muñoz (c)

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
Edificio Sabatini.
22 de Abril- 31 de Agosto de 2009

2 comentarios:

Ele Bergón dijo...

Hola.

Deduzco por el sentido poema que has escrito, que las esculturas de Juan Muñoz han llegado a lo más hondo de ti.

Iré a ver esta exposción de tanta "soledad sonora".

También me han gustado, como siempre, los collages del día 1.

Un abrazo.

Luz

niknik dijo...

Las esculturas impresionantes.Definitivamente hay que ir a la exposición.
Y tus poemas son una delicia. Eres un crak ( ¿se dice así?)