miércoles, diciembre 05, 2012

PESPUNTES: "EN ROMAN PALADINO"

Al Gobierno le crecen los enanos; quiere decirse que los enanos le crecen hacia abajo; al menos, es lo que nos  parece entender cuando oímos decir al ministro de Economía, Luis de Guindos, eso del "crecimiento negativo". En este pasado mes de noviembre ha crecido el paro en 74.296 personas. ¿Si el paro va hacia arriba es un crecimiento positivo o un crecimiento negativo? "El número medio de afiliados a la Seguridad Social -nos dice el diario Expansión- descendió en 205.678 personas  en noviembre". ¿Estamos ante un crecimiento positivo o ante un crecimiento negativo? Si unimos el concepto al crecimiento de las raíces, podemos pensar que el crecimiento negativo nos hunde cada vez más en la regresión, nos afianza en lo más hondo de la tierra, que es como decir en lo más profundo del abismo económico y social. Cuando más crecemos hacia abajo más nos acercamos a los tiempos de la miseria, la pobreza, el hambre y las enfermedades que de todo ello se deriva. Es un error lingüístico  por tanto, hablar de crecimiento negativo.  como lo sería decir que vamos bajando hacia arriba o que vamos subiendo hacia abajo. O se crece o se decrece, que es lo que fija el DRAE.
Con esta y otras expresiones el Gobierno intenta explicarse en una lengua que cree que es el Castellano; no digo yo que les falten lecturas, pero si su modo de comunicar su mensaje  es recurriendo  continuamente a los eufemismos, lo que les falta es, sin duda, claridad. Está bien que se enseñe en las escuelas de Cataluña a Berceo, pero estaría mucho mejor que quienes gobiernan lo leyeran. Hablar en roman paladino no hace mal a nadie; si es un autor que les viene grande, pueden acogerse a  la prosa de Azorín, o al verbo medido de Camilo José Cela, o a la ironía de Francisco Umbral; si nos quieren vender su libro, o lo que sea, no lo hagan en ese lenguaje engorroso y feo; esta bien que defiendan la "ñ", pero, coño, la "d" del participio también existe y vemos cómo muchos de los ministros de este Gobierno se la comen sin más en sus discursos y declaraciones públicas. Hablar correctamente al pueblo llano es dar ejemplo del buen decir; hacerlo en términos que se entiendan es un signo de respeto, honestidad y educación.
Felipeángel (c)

No hay comentarios: